Ritual Activación

AUDITORIO

El día a día laboral está lleno de estímulos y de tomas de decisiones que terminan por afectar al rendimiento mental. El cerebro, al igual que cualquier músculo, puede llegar a bloquearse si lo sometemos a demasiada actividad, afectando indudablemente a la creatividad y a la productividad.  

Si a esta circunstancia propia de cualquier persona de un entorno empresarial,  además le añadimos el efecto fisiológico de depresión tras la comida, convierten a las horas posteriores a la parada de medio día en un momento en el que la productividad se ve comprometida.

Afortunadamente, el ejercicio, en sus dosis adecuadas, puede ayudar a desbloquear esta situación de somnolencia y de bloqueo mental.

Dos minutos de ejercicio, sin necesidad de ningún espacio más allá del de tu asiento para una píldora que te ayudará a mejorar tus niveles de atención y tu bienestar físico.

No es necesario un gimnasio para comprometerte con el bienestar de tus empleados. Es necesario la actitud de actuar con las herramientas que se disponga, porque a la hora de cuidarse, todo suma.